Consejos para los primeros días en casa tras parto

6 recomendaciones para una lactancia materna exitosa

Te ayudamos a resolver todas tus dudas

  • 7 min

Seguro que has preparado muchas cosas para la llegada de tu pequeño aventurero. El cochecito, la cuna, la ropa, la bañera, los pañales… Tenerlo todo listo es muy importante. Pero, ¿qué pasa con su alimentación? ¿Le darás el pecho o no entra en tus planes? ¿Te has planteado qué deseas hacer? ¿Tienes dudas? Sabemos que en este asunto tener información es clave para poder decidir, pero también para que consigas establecer y mantener la lactancia.

La lactancia materna es la forma de alimentación más recomendada por los expertos, aunque si decides que no es para ti siempre le puedes dar el biberón. Se recomienda alimentar al bebé de forma exclusiva con leche materna hasta los seis meses de vida y, a partir de ahí, complementándola con alimentos sólidos hasta al menos los dos años. Después de este tiempo, son la madre y su hijo quienes deben decidir hasta cuándo continuar, ya que no hay un momento mejor que otro para dejar la lactancia. A lo largo del siguiente artículo te damos algunas recomendaciones y claves para una lactancia materna exitosa ;) ¿Preparada?

¿Debo prepararme para amamantar?

Si te estás preguntando si tienes que preparar el pecho para la lactancia la respuesta es que no. Durante el embarazo pueden surgirte dudas en torno a las cosas que puedes necesitar para amamantar o si es necesario estimular el pecho o preparar los pezones. Nada de esto es necesario para amamantar. Sólo hay algo que necesitas para preparar tu lactancia: tener información.

Es habitual pensar que la lactancia materna es instintiva, pero lo cierto es que las madres tenemos que aprender a amamantar, así como saber cuáles son las dificultades que pueden surgir, qué cosas no se recomienda hacer y en quiénes podemos apoyarnos. ¿Por qué? Bueno, desde los años 70 hasta la actualidad, en España, la cultura del biberón ha ido ganando terreno, lo que ha dejado a las madres sin muchos referentes a su alrededor para aprender sobre lactancia. La clave es, por tanto, encontrar información actualizada para aprender a dar el pecho.

Nuestros pañales delicados con la piel

Nuestros pañales son ideales para pieles sensibles y absorben el líquido rápidamente. ¿Y los diseños? ¡Super originales!

Puedes preguntar a tu matrona o ginecólogo, o consultar libros que son referencia en este ámbito. Te recomendamos tres manuales muy rigurosos y amenos en torno a la lactancia: "Somos la leche", de la asesora de lactancia e IBLCL Alba Padró, "El libro de la lactancia", del pediatra y fundador de e-lactancia.org, José María Paricio, y "Un regalo para toda la vida", del pediatra Carlos González. También internet ofrece nutrida información sobre lactancia materna: webs, blogs o perfiles de matronas y asesoras de lactancia especializados en lactancia pueden resultarte muy útiles para una primera aproximación.

¿Qué puedo hacer para que la lactancia vaya bien?

El momento inmediato al parto y los primeros días son muy importantes en el establecimiento de la lactancia. Tener seguridad en ti misma te ayudará a afrontarlo de una forma mucho más sana. Te contamos 6 recomendaciones que pueden ayudarte:

1.Confía en tu cuerpo y en ti: Debes saber que tu cuerpo está preparado para amamantar: la glándula mamaria, que funciona como lo hace cualquier otro órgano de tu cuerpo, tiene la capacidad de producir leche. Esta es una característica de los mamíferos, y es lo que nos permite que nuestras crías crezcan y sobrevivan. ¿No te parece fascinante lo que somos capaces de hacer?

2.La primera hora tras el parto: El parto puede influir en cómo será tu lactancia por eso, puede ser muy interesante que, si quieres amamantar, elabores un plan de parto en el que te permita expresar tus deseos y necesidades. Tras el nacimiento, el bebé debe ser colocado encima de ti y se le debe permitir que busque tu pecho. Este primer contacto puede ser significativo para el resto de la lactancia, ya que fijará el agarre al pecho y arrancará el proceso de producción de leche. Después de esa primera toma, tu bebé dormirá mucho tiempo. Es lo que se llama letargo, y que permite a tu pequeño aventurero recuperarse de ese gran viaje que ha sido el parto. Cuando despierte continuará mamando entre 8 y 12 veces a lo largo del día y de la noche.

3.Piel con piel: Vayas a dar el pecho o no, el piel con piel siempre será beneficioso tanto para el bebé como para ti. Piensa que has sido la casa de tu bebé durante 9 meses y cuando nace espera reencontrarse contigo, que eres su hogar. Tus brazos son el mejor lugar. Además, estar en contacto contigo, tan cerca, te permite estar alerta de las señales de “hambre”.

4.Herramientas de lactancia: En el mercado vas a encontrar una amplia oferta de artilugios y productos para la lactancia materna. Pezoneras, sacaleches, cremas, infusiones, discos para los escapes de leche… Lo más probable es que te puedan ser útiles puntualmente pero no son necesarios. Lo que vas a necesitar de verdad para dar el pecho una vez nace tu pequeño aventurero es el apoyo de tu pareja (si la tienes) y entorno, y sentirte lo más cómoda y cuidada posible. Haber contado con información previa y apoyarte en grupos de lactancia puede ser clave para tomar decisiones.

¡Di adiós a las irritaciones!

Pide ahora nuestro paquete de prueba gratuito y prueba 10 pañales hipoalergénicos y 15 toallitas biodegradables.

5. Las posturas para dar el pecho: Hay un montón de posturas para dar el pecho pero lo habitual es que sean dos o tres las que más vamos a emplear. Lo importante es que estés cómoda al amamantar. Puedes darle el pecho de pie, sentada o tumbada, lo importante es que la posición y el agarre sean los adecuados y que no te produzca dolor. La cabeza del bebé y tu pecho deben estar alineados; su nariz y su barbilla deben estar muy pegados al pecho y la boca debe tener dentro todo el pezón. Cuando el bebé succiona bien, ves cómo se mueve su mandíbula inferior y sus mejillas se redondean. Recuerda: dar el pecho no duele.

6.La lactancia debe ser a demanda: Hace unos años se establecían unos horarios para dar el pecho. Sí, como si se tratara de un medicamento. Lo recomendado era de amamantar cada tres horas. Ahora se sabe que esto no es así. El bebé requiere de leche materna a demanda y esto puede ser cada dos horas, cada media hora o cada cuatro horas. Olvídate del reloj. Cada bebé mama a su manera a lo largo del día. Lo hace cuando tiene hambre, pero también cuando está cansado o tiene sed. Sólo si el bebé está enfermo, duerme en exceso y no gana suficiente peso, se le debe ofrecer más a menudo el pecho; antes de que lo demande. Consulta cualquier duda con tu pediatra.

¿Qué hago cuando vuelva al trabajo?

Algunas mujeres se sienten más tranquilas pidiendo una excedencia para retrasar la vuelta al trabajo. Otras amplían la baja de maternidad con días de vacaciones. Si puedes permitírtelo, no dudes en tomarte el tiempo que necesites para tu recuperación física y emocional, y para poder disfrutar de tu lactancia. Si no es posible y a las 16 semanas debes volver podrás continuar con la lactancia materna en diferido. Necesitarás información sobre extracción de leche materna y almacenaje, así como un plan para poder compaginar las horas separada de tu bebé con su alimentación. También es interesante que recuperéis el “tiempo perdido” y que cuando vuelvas a casa con tu bebé le permitas mamar todo lo que necesite. Aunque la extracción manual y el sacaleches son útiles en estos casos, no hay mayor estímulo que la succión para tu bebé.

¿Y si tengo dificultades con mi lactancia?

No tiene por qué presentarse ninguna dificultad. La lactancia puede ser un proceso sencillo y disfrutado. Sin embargo, no tener referentes a nuestro alrededor, puede darse algún contratiempo. Las dificultades más habituales en la lactancia materna son la sensación de falta de leche, preocupación por la ganancia de peso y dolor en la succión. Ante cualquier duda te recomendamos que consultes con tu matrona y con tu pediatra, ya que, si tienen formación en lactancia, podrán ayudarte. Las asesoras de lactancia, profesionales IBCLCs y grupos de apoyo a la lactancia, como La Liga de la Leche o Alba Lactancia, también son muy importantes ya que disponen de información actualizada y, muchas de ellas, un valor añadido: la ayuda de madre a madre y la experiencia. Está demostrado que estos perfiles mejoran la experiencia de las mujeres con sus lactancias. No dudes en preguntar todo lo que necesites porque otras muchas mujeres han podido pasar por los mismos miedos y obstáculos.

Si después de este artículo no te hemos convencido para dar el pecho, siempre tienes la opción de darle el biberón a tu bebé. Al final cada una vive la maternidad a su manera.

Te podrían gustar también estos artículos

Puerperio: 5 consejos para los primeros días en casa tras parto Artboard Copy 4 Created with Sketch.

Puerperio: 5 consejos para los primeros días en casa tras parto

La maternidad supone una increíble metamorfosis en todos los sentidos, desde lo físico a lo emocional, pasando por la ...

  • 6 min
Nacimiento y primeros días
Depresión posparto y baby blues: ¿Son lo mismo?  Artboard Copy 4 Created with Sketch.

Depresión posparto y baby blues: ¿Son lo mismo?

La literatura y el cine han creado a lo largo de la historia una imagen de la madre feliz que ha acabado convertida en ...

  • 6 min
Nacimiento y primeros días
Cómo cambiar el pañal de tu bebé en 7 pasos Artboard Copy 4 Created with Sketch. Artboard Copy 3 Created with Sketch.

Cómo cambiar el pañal de tu bebé en 7 pasos

Una de las acciones que más vas a llevar a cabo cuando nazca tu hijo, al menos durante los dos o tres primeros años de ...

  • 6 min
Nacimiento y primeros días