6 consejos para cuidar los dientes del bebé y prevenir las caries

  • 5 min

Cuidar la salud dental es fundamental y debe iniciarse desde antes de que salgan los primeros dientes del bebé. ¿Sorprendidos? Pues atentos, porque, aunque el cepillado de dientes, la primera cita con el dentista y una alimentación saludable son esenciales para la prevención de caries y otros problemas bucodentales, hay otros aspectos que no debes pasar por alto. En el siguiente artículo te damos algunas recomendaciones para mantener los dientes de tu pequeño aventurero sanos y bonitos. ¿Nos acompañas?

Cuándo comenzar a cuidar los dientes del bebé

Aunque los dientes del bebé no son visibles al nacer ni durante los primeros meses, sus 20 dientes de leche están presentes en el interior de sus encías. No será hasta al menos pasados cinco o seis meses que empecemos a ver sus dientes despuntar, esperando salir al exterior. No es necesario esperar a que salgan, una buena higiene dental es importante desde el nacimiento, aunque aún no sean visibles los dientes.

Por qué son importantes los dientes de leche

Los primeros dientes del bebé son los llamados dientes de leche, que, una vez hayan salido, se irán cayendo de forma gradual para dar paso a los dientes definitivos. Aunque no son los dientes definitivos es esencial cuidarlos porque su salud puede determinar la salud de los dientes futuros, así como otros problemas de encías o masticación. Incluso la calidad del sueño puede empeorar si no tenemos una buena higiene dental. Además, unos dientes de leche sanos son importantes para el correcto desarrollo del lenguaje y para una buena autoestima a medida que el bebé crece.

¡Di adiós a las irritaciones!

Pide ahora nuestro paquete de prueba gratuito y prueba 10 pañales hipoalergénicos y 15 toallitas biodegradables.

6 trucos para cuidar la salud dental

La mejor forma de prevenir problemas de salud dental es adoptar las acciones adecuadas desde una edad temprana. Esto es lo que debes saber sobre cómo cuidar los dientes del bebé:

1) Usa un cepillo de dientes para cada etapa: Puedes empezar a limpiar las encías de tu pequeño aventurero desde sus primeras semanas de vida. Para hacer esto, lávate las manos y envuelve una gasa esterilizada limpia y humedecida con agua fría alrededor de tu dedo índice. Después, frota suavemente haciendo un ligero masaje. Así limpiarás la boca de tu bebé, pero también le aliviará cuando comiencen a salir los dientes.

La salida de los primeros dientes del bebé suele coincidir con la alimentación complementaria. Es esta etapa podrás usar ya un cepillo de cerdas suaves con una pequeña cabeza adaptada a la edad. Y recuerda: deberás cambiar el cepillo de dientes cada tres meses o tan pronto como las cerdas comiencen a separarse.

2) Elige una pasta dentífrica adecuada: La pasta de dientes se puede empezar a usar alrededor de los tres años. No antes, porque el bebé todavía no puede escupir y podría tragarlo. A esta edad, un poco de pasta es suficiente. Para que tu pequeño aventurero obtenga la cantidad adecuada de flúor, elige una pasta de dientes específica para su grupo de edad. De hecho, los fabricantes ajustan la cantidad de flúor del producto para evitar excesos.

3) Utiliza la técnica de cepillado de dientes correcta: Existen dos técnicas para limpiar los dientes del bebé: haciendo pequeños movimientos circulares o frotando verticalmente, desde la encía hasta la punta del diente. Es importante no apretar en exceso, ni cepillar en horizontal, ya que ambas prácticas son perjudiciales para las encías. En cuanto a la frecuencia, puedes cepillarle los dientes una vez al día durante los primeros meses. A partir del año, dado que aumentan la diversidad de alimentos, se le puede lavar los dientes ya después de cada comida principal. Recuerda que el cepillado nocturno es el más importante porque las bacterias atacan los dientes principalmente por la noche.

Nuestros pañales delicados con la piel

Nuestros pañales son ideales para pieles sensibles y absorben el líquido rápidamente. ¿Y los diseños? ¡Super originales!

4) Sé constante y crea una rutina: Educar a tu pequeño aventurero en una salud dental adecuada le permitirá tener unos dientes sanos durante toda su vida. Cuanto antes se acostumbre al cepillado, antes lo integrará como parte de su rutina diaria. Al final se trata de ir creando hábitos saludables que implementen y normalicen, así será mucho más fácil que no lo abandone según vaya creciendo o que sienta rechazo. Al igual que se acostumbrará a lavarse la cara al levantarse, se acostumbrará también al cepillado diario

5) Recuerda que el valor del ejemplo es el primer paso: Los niños y jóvenes aprenden por imitación, y dado que la familia es la primera y más importante referencia, es fundamental que les demos un buen ejemplo. A veces es cierto que puede ser agobiante esta responsabilidad, pero no se trata de hacerlo todo perfecto sino de hacerlo lo mejor que sepamos, con las circunstancias que tengamos. Si comemos de forma saludable, si practicamos deporte, si cuidamos nuestro descanso y a nuestras amistades, si tenemos unos buenos hábitos de higiene, es probable que tu pequeño aventurero lo reproduzca a lo largo de toda su vida. ¿Merece la pena, verdad? Aprovecha para lavarte tu también los dientes cuando laves los dientes del bebé.

6) La primera visita al dentista: antes de lo que piensas: Una visita regular al dentista es fundamental para cuidar los dientes del bebé. Se recomienda hacer la primera cita al año. El objetivo de esta primera cita con el dentista, es ante todo, familiarizar al niño con el mundo del consultorio odontológico. En general, no se realiza ningún tratamiento, salvo en caso de necesidad. El dentista también se asegurará de que no haya caries o anomalías dentales tempranas.

También será una oportunidad para informar a los padres sobre los procedimientos de higiene bucal y para educar al niño según su edad. Por tanto, es importante concertar esta cita antes de que su pequeño aventurero tenga un problema dental real. Esto le dará más confianza si necesita volver al dentista para procedimientos más importantes.

Antes de la cita, no dudes en anticipar la visita para que salga lo mejor posible. ¡Es un gran paso hacia lo desconocido para tu pequeño aventurero que puede ser intimidante! Tranquiliza a tu hijo explicándole que irá a ver al dentista y que él le revisará la boca para ver si está creciendo bien. No le des demasiados detalles para no preocuparle. Después de la visita, ¡felicítelo por su valentía!

Te podrían gustar también estos artículos

7 cosas de las que nadie habla en el día a día con un bebé Artboard Copy 3 Created with Sketch.

7 cosas de las que nadie habla en el día a día con un bebé

La llegada de un bebé supone un cambio enorme a todos los niveles. ¡Y qué cambio! Es probable que tus prioridades se ...

  • 6 min
La vida del bebé
Todas las revisiones pediátricas durante los dos primeros años Artboard Copy 3 Created with Sketch.

Todas las revisiones pediátricas durante los dos primeros años

Uno de los aspectos más importantes para garantizar la salud y el correcto desarrollo de tu bebé durante sus dos ...

  • 5 min
La vida del bebé
Qué debes llevar en tu bolso cambiador Artboard Copy 3 Created with Sketch.

Qué debes llevar en tu bolso cambiador

Salir de paseo con tu bebé puede ser toda una aventura, sobre todo los primeros meses. Atrás quedaron esos bolsos ...

  • 5 min
La vida del bebé